Dándole Voz A Los Niños

En esta ocasión queremos rendir homenaje a uno de nuestros autores de referencia, Francesco Tonucci, psicopedagogo italiano o como él mismo afirma,”niñólogo”, que ha dedicado toda su vida a la infancia y la educación. Con sus viñetas, en las que destaca las necesidades de los niños, hemos entendido conceptos que se han definido perfectamente en una única imagen y que son un método muy eficaz y potente para la divulgación de dichas necesidades.

Como pensador nos hace observar a la infancia y la educación desde otros ángulos, haciéndonos reflexionar sobre la sociedad en general y las cosas que deberíamos cambiar. Lo que nos enseña, como todo buen maestro, es a tener criterio y poner en duda siempre lo establecido para poder mejorarlo.

Está muy reconocido su proyecto “La ciudad de los niños” cuyo objetivo es darle voz a este sector poblacional, haciéndolos participes de las decisiones importantes que influyen en el diseño de las ciudades que acogen dicho proyecto. Tonucci reivindica espacios seguros para los niños en los que puedan tener autonomía y libertad, a la vez que propugna un nuevo modelo de escuela, inclusivo, pero a la vez diverso, en el que cada niño aprenda respetando sus propios tiempos, con un aprendizaje, cercano y divertido, y sin deberes, ya que el ocio y el juego son fundamentales para el desarrollo del niño.

En sus conceptos sobre la educación plantea que el ideal de una ciudad sana es que los niños acudan a la escuela solos, reduciendo así los problemas de tráfico que existen por el hecho de que los adultos los lleven y permitiéndoles vivir sus propias experiencias en el camino. También propone que en el entorno de las escuelas se generen espacios de respeto seguros, sin contaminación, con arbolado y zonas para moverse en libertad, sin ruido ni coches para que el niño pueda salir de la escuela y vivenciar el entorno exterior de la misma. Considera necesario que los niños se muevan, tanto por los beneficios físicos (prevención de la obesidad), como psíquicos (porque mientras caminas o juegas interaccionas con los demás). Todo ello mejorará la atención en el interior de la escuela, que debe ser planteada como talleres abiertos y flexibles de diferentes disciplinas y no como aulas con mesas fijas.

Sobre la base de muchas de sus ideas nacieron los espacios Galopín y As Salgueiras como un entorno seguro en el que los niños pueden, libres y con independencia, descubrir, indagar, conocer, interaccionar, vivir experiencias propias y jugar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.