Mi Perro Mambo Va Al Parque

Me crie en un pueblo, al lado de casa de mi abuela, que tenía una granja, y fue allí donde desarrollé mi amor incondicional por los animales. Mis favoritos siempre fueron los perros, con diferencia, y procuré tenerlos cerca toda mi vida. Por eso, cuando, por motivos profesionales, decidí mudarme a A Coruña, encontrar una zona adecuada, con un entorno apto para Mambo fue mi prioridad. Mambo es mi perro y una parte muy importante de mi familia. Y evidentemente se vino conmigo en esta nueva aventura. El cambio iba a ser notable para ambos, pues aparte de trasladarme a un sitio que no conocía, pasaría de vivir en el campo a vivir en la ciudad. Y, si yo tuve que adaptarme, él mucho más. Me obsesioné con buscar una zona para el día a día, con espacios verdes cerca, sitios agradables por donde pudiese pasear con él, lejos del estrés y los ruidos, y donde yo desconectase en mis ratos de ocio. Y descubrí entonces el parque de Bens, una gran extensión natural, con sendas de paseo, estanques, zonas arboladas, merenderos y unas vistas increíbles. Tiene además varios parques infantiles y un circuito deportivo, pero lo que más me agradó es que contaba también con un área canina, un indicativo de que nos empiezan a tener en cuenta a la hora de diseñar espacios en las ciudades, ya que cada vez somos más los decidimos compartir nuestra vida con nuestras mascotas. En Galopín lo tenían claro hace mucho. De hecho el primer trabajo que me encargaron en la empresa, y debido a ese afecto por los animales, había sido diseñar la gama Canes, que hice con sumo cuidado y delicadeza, ilusionada, pensando en mi perro, pero al mismo tiempo, creyendo que era una locura, ya que en ese momento, hace 10 años, salvo en circuitos profesionales, nadie dedicaba tiempo, dinero y esfuerzos a las mascotas. Pero por suerte me equivoqué, y las instituciones están cada vez más interesadas en este tipo de zonas polivalentes.

Bens es un ejemplo, pero en A Coruña hay cuatro más, y creciendo.

Bens es un espacio en el que todos podemos disfrutar y convivir: peques, mayores, adolescentes, adultos, deportistas, abuelos, y por supuesto, nuestros amigos incondicionales, los animales y además cuenta con gran cantidad de servicios, marquesinas, bancos, luz, agua, papeleras y zona de acicalamiento para las mascotas. A veces, al vivir en la ciudad, se nos olvida que los perros necesitan ser perros: correr en libertad, socializar con otros perros y con otras personas, olfatear, seguir rastros…, y en espacios como este ellos pueden cubrir todas estas necesidades, sin salir de la urbe, y nosotros, los dueños, podemos estar tranquilos al obsequiarles con estas zonas que son una fuente de bienestar. El área canina de Bens, compuesta en gran parte por los elementos de la gama Canes de Galopín, es amplia, verde, con un circuito de obstáculos diseñados especialmente para los perros y cerrada perimetralmente, de forma que podemos soltarlos con total seguridad. Aunque cuando tengo más tiempo, los fines de semana, días libres o vacaciones, ya procuro buscar sitios más alejados y perdidos a donde poder llevar a Mambo y en los que nos relajamos los dos, tener cerca este tipo de espacios, me da la tranquilidad de que Mambo y sus amigos son un poco más felices.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.